dietamediterranea

¿Qué es la Dieta Mediterránea?

Decir dieta mediterránea es hablar de tradición y cultura, de un estilo de vida saludable. Engloba los cultivos, las recetas, los olores, los sabores, los colores, las tradiciones, las elaboraciones, etc. de todos los pueblos del entorno del mar Mediterráneo. La selección de alimentos y la forma especial de cocinarlos es causa directa de la suma del paso de los años, los sucesos históricos y el clima de la zona.Tratándose de una cocina equilibrada, completa y saludable que combina sabiamente unos alimentos ricos en nutrientes, no es de sorprender que la cocina mediterránea sea ampliamente reconocida en todo el mundo.

Alimentos de la dieta mediterránea

Podemos establecer como eje principal de la dieta mediterránea el aceite de oliva, ejemplo del tipo de productos que componen este modelo de alimentación: una fuente valiosa de nutrientes beneficiosos repleta de cualidades naturales.En esta tradición alimenticia abundan los alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pastas, panes, arroces y frutos secos. Este consumo se complementa con el aporte de proteínas que supone la ingesta de pescados, aves, mariscos, carnes rojas, huevos y productos lácteos.Usando el ingenio y la creatividad, se aprovechan al máximo los distintos alimentos y se preparan de las más diversas formas creando platos únicos, creativos y deliciosos.

Tradición y salud

Esta dieta supone una herencia milenaria por lo que es fundamental promover su transmisión para las generaciones futuras. Un modelo cultural que promueve el diálogo entre los pueblos y la agricultura respetuosa con el medio ambiente, que unifica las preparaciones tradicionales con la revitalización tecnológica. Una forma de vida que favorece el bienestar y el cuidado de la salud, prevaleciendo una alimentación sana y saludable y combatiendo la vida sedentaria. Es importante reseñar que una alimentación cuidada unida a la práctica de actividades físicas suponen una combinación idónea para prevenir ciertas enfermedades como la obesidad, el colesterol, la hipertensión o la ansiedad, entre otras. Por tanto, es una recomendación generalizada seguir una dieta equilibrada y saludable como la mediterránea y acompañarla de un estilo de vida activo en el que el deporte y el ejercicio físico ocupen un lugar preferente. De ese modo, estarás cuidando tanto tu salud física como mental, y estarás potenciando tu calidad de vida.