alimentación-para-deportistas

La nutrición es el medio que empleamos para otorgar a nuestro organismo las sustancias esenciales que precisa. Hay muchas opciones para alimentarse y va a ser responsabilidad del deportista aprender a seleccionar cuáles son los alimentos más recomendables para su salud, de forma que consiga que su rendimiento y su condición física se vean reforzados positivamente gracias a una alimentación sana y equilibrada.

Para mantener un buen estado de salud es fundamental la práctica frecuente y continuada de algún tipo de actividad física, además esto es así en todas las etapas de la vida de las personas. Existen infinidad de posibilidades al alcance de todos para elegir el ejercicio físico que más nos resulte más atractivo o que mejor se adapte a nuestras circunstancias.

Todas aquellas personas que practican deporte deben saber que su alimentación afectará al desempeño físico que van a conseguir. Una dieta adecuada y un buen entrenamiento potenciarán unos mejores resultados tanto en sus objetivos personales como en competiciones concretas.

¿Cuáles son los mejores alimentos para los deportistas?

Entre los alimentos más recomendados para la dieta de personas que practican deporte frecuentemente tenemos los que se mencionan a continuación:

FRUTAS Y VERDURAS

Ya que son alimentos con pocas calorías pero que aportan gran cantidad de minerales antioxidantes y vitaminas, las frutas ayudan a nuestro organismo a mejorar su estado de salud. Por su parte, las verduras nos ofrecen un valioso aporte de minerales, vitaminas, fibra y agua mientras que al ser bajas en calorías ayudarán a aumentar la saciedad el volumen pero no el exceso calórico. Por todo ello, son un componente que debemos añadir a nuestra dieta especialmente si estamos interesados en perder algún kilo de más o limpiar nuestro cuerpo de toxinas.

CARNES

Para la alimentación de los deportistas se aconsejan aquellas carnes con bajo contenido en grasa, como el pollo, el pavo y el conejo, es decir, las denominadas carnes blancas. Sus características nutricionales nos aportarán un alto valor proteínico y facilitarán la recuperación de la masa muscular. En cuanto a las carnes rojas, también pueden ser consumidas, pero debe hacerse con más moderación.

PESCADOS

El pescado también es un recurso que nos aporta muchas proteínas, con la ventaja de que es más fácil de digerir que las carnes blancas, por lo que se facilita la asimilación de los nutrientes que nuestro organismo necesita para recuperarse. Es especialmente recomendable el pescado azul ya que aporta grasa Omega 3, la cual es muy beneficiosa para nuestra salud y además disminuye la inflamación muscular que siempre se va a producir tras un entrenamiento físico. Además, debemos destacar que el porcentaje de proteínas que aporta este tipo de pescado es bastante superior al que pueden proporcionar carnes y pescados blancos. Entre los más representativos están las sardinas, el atún, la caballa, los boquerones, el salmón, etc.

CEREALES INTEGRALES

Son la base de los alimentos saludables de los deportistas, ya que son su fuente primordial de energía. Además, aportan gran cantidad de fibra lo que ayudará a los atletas a regular su organismo, desintoxicarlo y mejorar su tono muscular. Se incluyen en este grupo el arroz integral, el pan integral y la pasta integral.

LÁCTEOS DESNATADOS

Este tipo de derivados son una fuente ideal de calcio, vitamina D y proteínas, todos ellos elementos nutricionales esenciales para mejorar las condiciones óseas y musculares del organismo de aquellas personas que practican deporte. En este conjunto se incluyen la leche desnatada, los yogures y quesos bajos en grasa, así como los derivados de la soja para los seguidores de la dieta vegana o para quienes son intolerantes a la lactosa.

CONCLUSIONES

Para ajustarse a las necesidades de la práctica del deporte, es conveniente que la persona siga una dieta variada, equilibrada y saludable. Si se siguen las recomendaciones internacionales, es aconsejable realizar al menos 5 comidas diarias, que se personalizarán según las necesidades del individuo específico. Asimismo, será fundamental mantener una hidratación adecuada ya sea tomando agua o bien infusiones, jugos y otras bebidas.

La suma de ejercicio físico y dieta saludable es sinónimo de una mejor calidad de vida. Por ello, independientemente del nivel personal de cada uno es recomendable realizar alguna actividad que nos aleje de la vida sedentaria, a la vez que se cuida el tipo de alimentación que se lleva para evitar la ingesta de aquellos que pueden ser perjudiciales para nuestro organismo.